En la Pascua de 2011, Julie Matthias se levantó de su cama hablando con acento francés, a pesar de que había vivido toda su vida en Reino Unido.
“El día antes, sin saberlo, había sido la última vez que escuché mi propia voz”, me dijo Matthias por teléfono.
Ella es parte de un puñado de personas en Reino Unido que sufre del síndrome de acento extranjero.
Aunque habla inglés de forma fluida, su voz tiene una extraña característica: suena como si hubiera nacido en otro país.
Matthias cree que su experiencia puede vincularse con un accidente automovilístico del pasado, que estuvo seguido de migrañas con pérdida de visión y acompañado por dolores corporales intensos y recurrentes.
“Después del accidente sentía que mi cabeza iba a explotar. Mis articulaciones se debilitaron, algunas veces creía que me quedaba sin aire. Prefiero parir nuevamente y sufrir ese dolor antes que pasar por aquel dolor otra vez”, dijo.
Fue justo después de ese ciclo de dolores cuando comenzó a hablar de forma extraña: con acento francés.Es allí donde comienza el misterio para los médicos. Todavía no queda claro cómo el accidente puede haber causado ese cambio en su comportamiento.
Hasta ahora, a pesar de las constantes visitas a médicos y hospitales –incluidos varios neurólogos-, ningún especialista ha logrado relacionar el accidente o los dolores posteriores de Matthias con su nuevo acento.
Para ella ha sido un proceso doloroso, especialmente por la falta de un diagnóstico definitivo que, para algunos, podría traducirse en que su condición es algo meramente imaginario.
“La gente piensa que estoy de broma con esto. Simplemente les parece algo divertido que tenga un acento”.
Pero el caso de Matthias está lejos de ser motivo de diversión.
“Pensemos por un minuto: te vas a dormir y cuando despiertas no suenas como la persona que realmente eres. Y no puedes hacer nada al respecto”, le dijo a la BBC la científica Sheila Blumstein, de la Universidad de Brown.
Y añadió: “Esto tiene un profundo impacto en los pacientes”.
Lo cierto es que no hay muchas certezas sobre las causas de esta condición. De hecho, no hay una respuesta sobre la causa natural de los acentos en el ser humano.
Pero, ¿estas personas están hablando realmente con un acento extranjero o simplemente nos engaña un cambio en el tono de la voz?
“Cuando hablamos, lo hacemos con una melodía y un ritmo. Y es allí donde estos pacientes experimentan los cambios”, opinó Blumstein.
Al parecer la entonación de la voz al hablar es fundamental para aclarar el misterio.
 Fuente: BBC Mundo

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top