Cada San Valentín que pasa se hacen más sofisticadas las formas de expresar los sentimientos y vivir las relaciones. Coincidiendo con la celebración, ayer, un informe del Centro de Investigaciones Pew, que examina el impacto de internet, los teléfonos móviles y las redes sociales en la vida de pareja en Estados Unidos revela cómo las nuevas tecnologías afectan los comportamientos de las parejas.

Ahora la confianza en el compañero sentimental se demuestra, por ejemplo, al compartir las contraseñas de las cuentas o perfiles virtuales, una práctica que sigue el 67% de los estadounidenses con parejas, según el estudio, y un 27% aún va aún más allá y tiene cuentas de correo electrónico conjuntas. El informe revela que la mayoría considera que internet ha tenido un efecto mínimo o inexistente en sus relaciones, aunque un 27% sí admite su influencia.
Este porcentaje casi se ha doblado en la última década (en un trabajo similar de Pew en 2005 lo reconoció un 16%) y se dispara entre los más jóvenes: un 42% de los estadounidenses de entre 18 y 29 años reconoce que internet influye en su relación.
El 74% de los encuestados ve con buenos ojos el impacto de internet en sus relaciones (cuando en 2005 eran el 84%), mientras que un 20% cree que les ha perjudicado (hace nueve años era el 13%).
Aunque reconocen sus ventajas, las parejas estadounidenses cada vez miran con más escepticismo el papel que juega la red en sus relaciones. Algunas consideran que las herramientas digitales facilitan la comunicación, pero otras se pelean sobre su uso y han tenido malas experiencias provocadas por la tecnología.
“Nos dan multitud de oportunidades, pero han creado también muchos malentendidos. Estamos aún averiguando con qué reglas queremos funcionar”, explica a EFE la experta en comunicaciones electrónicas Naomi Baron, directora del Centro de Enseñanza, Investigación y Aprendizaje de la American University de Washington.
Es el caso de ciertos comentarios o fotos subidas a las redes sociales que pueden acabar provocando discusiones en la pareja, según Baron, porque no siempre se tiene conocimiento del contexto. Según el estudio de Pew, un 4% de los estadounidenses casados o con una relación estable se ha enfadado por algo que han visto en internet sobre su pareja y un 8% ha discutido sobre la cantidad de tiempo que pasa conectado.
Baron menciona el uso del móvil cuando se está en pareja como otro de los momentos espinosos, sobre todo tras la aparición de los servicios de mensajería instantánea.
“Nos distraen. Si estoy con mi pareja y mi móvil suena o vibra, mi atención se dirigirá a él, como si no existiera nada más”, explica la profesora.
Los jóvenes son especialmente susceptibles a lo que Baron denomina “inseguridad social”, la necesidad de contestar inmediatamente cuando les llaman o les escriben un mensaje por el temor a que, si no lo hacen, queden fuera de la conversación.

EFE

1 التعليقات Blogger 1 Facebook

  1. en lo personal pienso que las redes sociales pueden ser tanto un beneficio como un problema, todo depende de como sea la persona que los use, que seguridad y confianza en su pareja.

    ResponderEliminar

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top