La búsqueda de otros mundos y civilizaciones depende, en buena medida, de nuestra capacidad para desentrañar los misterios del cosmos

La astronomía, es la ciencia que estudia el funcionamiento del universo, desentrañando los misterios que esconden los planetas y sus satélites; los cometas y meteoroides; las estrellas y la materia interestelar; los sistemas de materia oscura; el gas y el polvo espacial, y los cúmulos de galaxias. 


Esta ha estado ligada al ser humano desde la antigüedad y todas las civilizaciones han expresado su fascinación por los secretos que se esconden más allá del cielo Muchas personas confunden a la astronomía con la astrología, pero aunque ambas disciplinas comparten un origen común, en realidad tienen una visión muy diferente de los astros. 

La primera, es considerada una ciencia que aplica el método científico, mientras que la segunda, es calificada por los astrónomos, como una pseudociencia que sigue un sistema de creencias no probadas. Desde 

Antes de Cristo 

Se puede afirmar que la historia de la astronomía es tan antigua como la historia del ser humano. En un principio, esta se ocupaba, únicamente, de la observación y las predicciones de los movimientos de los objetos visibles a simple vista. Los griegos, hicieron importantes contribuciones, como la definición de magnitud, ellos descubrieron, a través de la sombra de la Tierra proyectada en la Luna, que esta era esférica. Mientras que Aristóteles defendía la teoría geocéntrica, y Eratóstenes diseñó la esfera armilar, un astrolabio para mostrar el movimiento aparente de las estrellas alrededor de la tierra. 

Al parecer, las pirámides de Egipto fueron construidas sobre patrones astronómicos muy precisos, así mismo, las culturas precolombinas poseían calendarios astronómicos muy exactos. También está el famoso Disco celeste de Nebra, ubicado en Sajonia-Anhalt, Alemania, y considerada como la representación más antigua de la “bóveda celeste”. Por su parte, los astrónomos chinos dividieron por primera vez el cielo en constelaciones, que, en Europa, se denominaron constelaciones zodiacales. 

Gracias a un instrumento 

Muchos años de observación sentaron las bases científicas de la astronomía actual, esto, a pesar de que las creencias geocentristas, apoyadas por los grupos religiosos y políticos, impusieron durante muchos siglos un sistema erróneo, cerrando el paso a otras teorías. En este sentido, el trabajo de Galileo Galilei, permitió expandir la mirada al cielo, con la creación y perfeccionamiento del primer instrumento de observación de las estrellas: el telescopio. 

Con el paso del tiempo, la fascinación por descubrir los misterios del universo creció, y así se diseñaron nuevos y mejores lentes, así como avanzados diseños de recepción y análisis de información astronómica. Actualmente, el mayor complejo astronómico del mundo, está ubicado en el norte de Chile, se trata del telescopio ALMA, del Observatorio Europeo Austral, instalado específicamente en el desierto de Atacama. 

Cuenta con 66 enormes radiotelescopios que no captan la luz visible, sino ondas milimétricas y submilimétricas, por lo que puede trabajar día y noche, siendo capaz de penetrar en las nubes de polvo, alcance que, los telescopios normales no pueden ver. Un viaje emocionante Lo que ya sabemos del espacio nos lleva a destacar la existencia de las galaxias, en cuyos centros se albergan los agujeros negros, singularidades en el espacio-tiempo, creadas tras el colapso gravitacional de estrellas supermasivas. 

Más allá, están los cúmulos globulares, verdaderos enjambres de estrellas, las nebulosas, las estrellas, los nuevos sistemas compuestos por planetas extrasolares, y por supuesto, el que nos resulta más familiar, nuestro universo, liderado por el sol. 

 Algunas curiosidades

- El primer ser vivo que orbitó la Tierra fue la perrita Laika, que en ruso significa "que ladra". Esta viajó en la misión soviética del Sputnik 2, lanzada al espacio el 3 de noviembre de 1957. 

- La cuenca de Aitken, en el polo sur de la Luna, es el mayor cráter de nuestro sistema solar, tiene unos 2500 km de diámetro, y fue descubierto cuando la sonda Clementine visitó la Luna en 1994. 

- Valles Marineris, en Marte, es considerado el cañón más grande del sistema solar, tiene unos 4000 km de largo, 600 km den ancho, y una profundidad máxima de 8 km. Si estuviera en Estados Unidos, se extendería desde San Francisco hasta las montañas Apalaches de Virginia. 

- El satélite de Júpiter, Ganimedes, con 5.268 km de diámetro, es más grande que Mercurio y Plutón.


EFE

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top