Si usted es de las personas que acostumbra dormir un día ocho horas, al día siguiente cinco horas y al tercer día once horas, creyendo que las horas de sueño que perdió durante un día, las recupera durante el otro, es mejor que analice su rutina. Las horas de sueño perdidas, no se pueden recuperar del todo, porque la deuda de sueño se acumula y nunca se acaba…


La recomendación para todas las personas es dormir por lo menos ocho horas diarias. Aunque en ocasiones las personas puedan dormir siete horas para sentirse satisfechas, quienes duermen menos de siete horas diarias, tienden a aumentar la deuda con el sueño.

El más perjudicado por la falta de sueño siempre resulta siendo el cerebro, porque el rendimiento no es el mismo, porque al cerebro se le exige más y es más difícil que se restauren los neuro-transmisores.

“Durante el sueño hay como una reorganización, tanto de la memoria como de la consolidación de la misma. Cuando uno no duerme, todo esto se ve como privado (…) el sueño en realidad nunca se recupera”, afirmó Lilliana Estrada, especialista en sueño de la Clínica de Sueño del hospital Calderón Guardia.

Estrada explica que a nivel cognitivo, las personas que no duermen lo suficiente, no tienen la misma capacidad de razonar de quienes sí lo hacen. Además, se disminuye también la capacidad de reacción,  la toma de decisiones y la forma en la que se comunica, por ende va afectar también el rendimiento laboral.

“El paciente que está crónicamente cansado tiene más riesgo de accidentes de tránsito, como de accidentes de trabajo entonces todo eso demuestra que el no dormir, afecta en gran medida el comportamiento del ser humano”, aseguró Estrada.
Según Estrada, para que el sueño sea de calidad, entran en juego varios factores, como lo son privarse de dormir en el día, para que en horas de la noche se concilie mejor el sueño. Además, es importante que mientras la persona esté dormida, no tenga ninguna distracción como la luz solar.

“Es por esto que si uno dice: hoy dormí solo tres horas pero mañana duermo cinco, aunque al final haya dormido más horas de  las que duermo normalmente en la noche, aún así el sueño que se tiene durante el día, con luz solar presente, por el hecho de que hay mayor ruido y contaminación sónica, esto hace que tengamos un sueño mucho más superficial”, añadió Estrada.

Estrada explica que el sueño debe ir completando etapas desde que la persona se acuesta a dormir, para que no llegue de golpe a la etapa profunda.
“Yo puedo dormir más horas, pero si duermo en más sueño superficial, aun así no estoy haciendo los ciclos de sueño como deben ser o no estoy cumpliendo el porcentaje de sueño profundo que debería cumplir, entonces nunca se recupera más que un 25%”, finalizó la especialista.

La doctora enfatiza en que esta situación se presenta solamente cuando se vuelve una rutina. Si la persona trasnocha una vez cada cierto tiempo y quiere recuperar el sueño, sí lo puede hacer, el problema es cuando se vuelve rutinario.

“El problema es cuando esto se cronifica, cuando se hace permanentemente o durante mucho tiempo, entonces ahí empieza a haber una deuda de sueño crónica. Si yo lo hago de forma aislada nada pasa, simplemente duermo al día siguiente porque sino me voy a sentir agotado, sí voy a poder sentirme restaurado pero si ya crónicamente yo duermo mal durante la noche y recupero en el día, ya ese sueño del día no tiene la capacidad jamás de restaurar el sueño nocturno que se perdió, por el hecho de que en la noche funcionamos diferente como organismos, hasta hormonalmente, la temperatura y la bioquímica del cuerpo. Es someter al cuerpo a un estrés de dormir en un horario que no le corresponde”, finalizó Estrada.

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top