El ex general y primer ministro israelí, Ariel Sharon, quien llevaba en coma ocho años tras sufrir una apoplejía cuando estaba en el poder, murió este sábado a los 85 años.

Así lo informó la radio del Ejército israelí, según informaciones entregadas por la familia del ex líder político.

El estado de salud de Sharon había empeorado en los últimos días, según informó el director del centro médico en el que permanece ingresado en las afueras de Tel Aviv.


El ex jefe de Gobierno israelí fue intervenido a principios de septiembre por un problema estomacal, y desde entonces su estado se agravó gradualmente.

Desde la semana pasada, los médicos describían su situación como "crítica" debido a una insuficiencia renal que estaba afectando a otros órganos vitales.

El ex dirigente israelí sufrió en enero de 2006, cuando era primer ministro, una hemorragia cerebral que le llevó a un estado de coma permanente y desde entonces estuvo ingresado en ese centro médico a las afueras de Tel Aviv.

Sharon lideró el gobierno israelí entre 2001 y enero de 2006.

La vida política de un líder complejo

Sharon nació el 26 de febrero de 1928 en Palestina. Fue la mano derecha del fundador histórico de la derecha nacionalista, Menahem Begin, quien llegó al poder en 1977, antes de revolucionar el panorama político israelí.

Sharon puso en entredicho su sueño del "Gran Israel" al ordenar la evacuación de la franja de Gaza, en 2005, tras 38 años de ocupación. Nadie hasta entonces se había atrevido a tocar la política de la colonización para desmantelar asentamientos.

Lo más sorprendente es que había sido el paladín de la colonización. Pero llegó a la conclusión de que Israel tenía que renunciar a mantener todos los territorios conquistados en la guerra de 1967 si quería seguir siendo un "Estado judío y democrático".

Algunas decisiones provocaron el odio de los palestinos, el oprobio de la comunidad internacional y vivas críticas en Israel. Pero con su retirada de Gaza, esto cambió.

Antes había sido un jefe de guerra implacable. Cuando era ministro de Defensa, Israel inició en 1982 en una interminable y desastrosa invasión del Líbano para tratar de expulsar a Yaser Arafat, el dirigente histórico palestino.

Una investigación oficial lo declaró culpable de no haber previsto ni impedido las masacres perpetradas en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en septiembre de 1982 por una milicia cristiana aliada a Israel. Tuvo que dimitir.

Tras una disputa con antiguos compañeros políticos abandonó el Likud, el partido de derecha del actual primer ministro, Benjamin Netanyahu, que había cofundado, para crear en 2005 una nueva formación política, el centrista Kadima.


AFP

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top