Las buenas intenciones al comenzar una rutina de ejercicios pueden verse empañadas por errores que son muy comunes, pero que traen consecuencias a la salud.
La meta es clara: hará ejercicio para mantener la salud, mejorar la condición física o su aspecto.

Sin embargo, la inexperiencia y el ánimo le juegan una mala pasada: llega al gimnasio con pocas horas de sueño y sin desayunar (por falta de tiempo) o luego de desayunar gran cantidad de comida (para tener más energía).
Comienza su rutina buscando resultados inmediatos, por lo que intenta copiar lo que hace su vecino de máquina. No obstante, olvida el calentamiento, y al terminar, se siente bien y cree que no es necesario estirar los músculos.
Estas cadenas de errores son comunes, pero pueden cobrar facturas a cualquier persona.
El Consejo Estadounidense del Ejercicio (AEC, por sus siglas en inglés), entidad que agrupa a educadores físicos, fisioterapeutas, especialistas en deporte, nutricionistas y médicos, enumeró las principales equivocaciones que cometen las personas al realizar actividad física.
"Hay fallas que solo disminuyen la eficacia de la actividad y hacen que los resultados no sean tan buenos, pero otras generan lesiones y desbalances serios para la salud", señala el AEC.
La Nación tomó estos errores y con la ayuda de especialistas en Educación Física y Ciencias del Deporte, agrupó los yerros que más podrían cometer los ticos al empezar su rutina de ejercicios.
Estos equívocos son, en su mayoría, "de principiante" y van desapareciendo paulatinamente, pero hay personas que llevan años de caer en ellos, lo que deriva en riesgos mayores.

Alimentación y sueño
La comida y el buen dormir son claves para quienes se ejercitan.
Uno de los mayores errores es ejercitarse con el estómago vacío o con el estómago muy lleno.
El especialista en Fisiología del Deporte José Moncada opina que ambas prácticas son peligrosas.
"Hay gente que hace ejercicio apenas se levanta y no desayuna. Eso es muy grave, porque han pasado muchas horas sin recibir energía. Pueden bajarse los niveles de azúcar; la gente puede marearse", comentó Moncada.
El especialista agregó: 'Además, en esas condiciones no se quema grasa; más bien se afecta al hígado y otras partes del cuerpo'.
Para Moncada, comer mucho justo antes de una rutina, puede causar gastritis, náuseas y vómito.
"Cuanto más se coma y más pesados sean los alimentos, más tiempo debe pasar para digerir los nutrientes. Lo recomendable es comer frutas o algo liviano", dijo Moncada. Un sueño reparador es vital.
El AEC dice que quienes se levantan muy temprano para ejercitarse sin dormir lo suficiente, ponen a su cuerpo sobre mucho estrés pues se necesita del sueño profundo para generar las hormonas que dan energía.

La rutina. 
Los otros yerros están asociados a la actividad física.
No cerciorarse de que el gimnasio trabaje con profesionales, no calentar, buscar resultados muy rápidos o imitar la rutina de otra persona son riesgos.
"Yo no puedo hacer lo que hace Nery Brenes porque no tengo su genética ni sus características. Por eso es que no son buenos los gimnasios que ponen las mismas rutinas para todos. Busque que le hagan una rutina solo para usted", aseveró Moncada.
Tampoco debe confiarse en todos los programas de video.
"Muchos de estos vídeos son comerciales; otros son para personas con cierto nivel de entrenamiento, una persona que está empezando puede lesionarse. Debemos entender que en poco tiempo no podemos recuperar algo que descuidamos por años. El ejercicio es un proceso que debe ir poco a poco, concluyó.

Fuente: Grupo de Diarios América / La Nación, Costa Rica

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top