Rochester, Minnesota: Un médico de Mayo Clinic y dos expertos pediátricos dicen que las percepciones de los padres son el mayor obstáculo para la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), y muchas de esas ideas son equivocadas. Los comentarios se publican en un editorial sobre el motivo por el que las tasas de vacunación contra el VPH permanecen bajas, en Expert Review of Clinical Immunology (revisión experta de Inmunología Clínica). 

“El peor equívoco de los padres es que la vacuna contra el VPH no es necesaria”, explica el doctor Robert Jacobson, pediatra del Centro Pediátrico de Mayo Clinic y autor principal del editorial. “Esa idea no solamente es errónea, sino peligrosa de difundir. Las últimas cifras revelan que anualmente por lo menos doce mil mujeres no vacunadas desarrollan cáncer cervical a consecuencia del VPH”. Otras percepciones equivocadas son que las vacunas contra el VPH no son seguras y que se administran a edad muy tierna. 
El doctor Jacobson escribió el editorial con el doctor James Roberts de la Universidad Médica de Carolina del Sur y con el doctor Paul Darden del Centro para Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma.

¿Qué deben hacer los médicos?
Superar este tipo de percepción de los padres requerirá más de lo que actualmente hacen los médicos, explican los autores. El intento normal de ofrecer información no basta, así que los médicos deben entablar una conversación con los padres para saber cuáles son sus inquietudes, compartir con ellos cómo se sabe lo que ahora se conoce, resumir el aspecto científico enfocándose en las inquietudes paternas y vehementemente expresar sus recomendaciones en base a la situación y a su posición profesional y científica. Además, los médicos deberán encontrar alguna manera de comunicarse fuera del consultorio con los padres de las muchachas adolescentes porque la mayoría de esas pacientes rara vez acude a una cita médica. Los medios de comunicación social pueden también desempeñar una función importante en el futuro de los programas de vacunación contra el VPH. 
Las vacunas actualmente disponibles son el Gardasil (Merck & Co.) y el Cervarix (GlaxoSmithKline). Estas vacunas previenen los cánceres provocados por el virus del papiloma humano. En Estados Unidos, todos los años alrededor de 21,000 personas desarrollan esos tipos de cáncer, entre ellos, el cáncer del cuello del útero. Pese a que desde el año 2006 la recomendación universal es de administrar la vacuna, las tasas estadounidenses para la compleción de las tres dosis de la vacuna entre las niñas de 13 a 17 años rondaron alrededor de 35 por ciento en los años de 2011 y 2012. 
Por lo demás, una cantidad superior a 50 por ciento de los habitantes de Estados Unidos se infectará con el VPH, que es una enfermedad de transmisión sexual. La mayoría de personas supera la infección en un período de dos años, pero quienes no lo hacen desarrollan células precancerosas y cancerosas que conducen a los 21 000 casos anuales de cáncer.
Los autores señalan que la seguridad de las vacunas contra el VPH fue establecida antes de que se autorizase su producción y que los estudios de seguimiento realizados desde entonces en cientos de miles de personas que las han recibido continúan sustentando esa tesis. Además, las vacunas requieren de tres dosis que se administran durante un período de tres meses. Si bien el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación recomienda las vacunas para las niñas de 11 a 12 años, el mismo comité autoriza a los médicos empezar con la vacunación a partir de los 9 años. Las vacunas proveen inmunidad de por vida y las niñas más pequeñas responden mejor a la vacuna que las adolescentes mayores o las adultas jóvenes. Cuando se administra la vacuna en adolescentes jóvenes, se completa la serie mucho antes de cualquier exposición sexual y se aprovecha la mejor respuesta inmunitaria del organismo.

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top