El hambre es una necesidad fisiológica vital, que debe ser cumplida para preservar el estado de salud. Cada alimento nos proporciona diferentes nutrientes para que nuestro organismo funcione de forma adecuada. De acuerdo con la American College of Cardiology (OCC), comer por emociones es comer por razones distintas a tener hambre, lo que puede ocasionar daños en la salud.
 
Las causas principales de comer por emociones, son: Presencia de situaciones importantes en la vida, como perder un trabajo; discusiones familiares o con la pareja; tristeza; ansiedad; estrés; soledad; o percibir la comida como una recompensa, distractor o tranquilizante.
 
Por ello te presentamos algunas medidas para aprender a conocer tu cuerpo, controlar tus emociones y evitar comer por ansiedad.
 
 ¡Pierde kilos emocionales! 
 
- Evalúa. Califica tu sensación de hambre en una escala de 1 a 10. El 1 significa que estás muy hambrienta, el 10 significa que estás demasiado "lleno" o satisfecho y no es saludable. Trata de comer cuando califiques en una escala de 3 a 4 tu sensación de hambre.
 
- Cuestiona. Trata de explicarte o encontrar el motivo que desencadena esa sensación de hambre, aun cuando estás satisfecha, pregúntate: ¿Realmente tengo hambre? y ¿Cómo me siento?.
 
- Relájate. Toma un descanso y reflexiona acerca de lo que pasa en tu día a día, piensa en que te molesta o te hace sentir triste y busca una solución verdadera: comer sin control y mesura no lo es.
 
- Sorpréndete. Si tus reacciones se han vuelto predecibles hasta para ti, da un giro a tu vida y cambia lo que haces: Sal a caminar, cambia tus actividades, toma un nuevo camino para ir a casa o llama a un amigo.
 
- Evita excesos. Si tus emociones están sin control, evita consumir estimulantes como la cafeína o el alcohol, esto solamente incrementará tu ansiedad y sentimiento negativo.
 
¡Aprende a comer!
 
Para aprender a comer, es necesario dar un tiempo exclusivo para ello y tomar las medidas siguientes:
 
- Trata de detenerte antes de quedar demasiado satisfecha, e identifica cómo te sientes al estar satisfecho o lleno.
 
- Antes de comer realiza un par de respiraciones profundas, seguido de ello comienza a comer lentamente.
 
- Haz una pausa a una cuarta parte de tu comida y a la mitad para que identifiques el nivel de hambre que tienes.
 
-No es necesario dejar el plato vacío, si conoces las porciones adecuadas para ti, evitarás el desperdicio y te conocerás mejor.
 
Mientras estás en la mesa concéntrate en comer solamente. Disfruta cada bocado y recuerda la conocida frase, parte de una plegaria a los dioses: “mente sana en cuerpo sano”,  para que aprendas a cuidar tu salud  “desde adentro”.

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top