Con elevadas tasas de sobrepeso y sedentarismo y alto consumo de alcohol y tabaco, Chile afronta el reto de inculcar a sus habitantes el gusto por la comida sana y el deporte para librarse de un peso que, por sus implicaciones sociales y económicas, lastra su camino al desarrollo.

Con ese objetivo, el Gobierno ha puesto en marcha distintas iniciativas orientadas a provocar un cambio de mentalidad y a reducir la tasa de incidencia de estos problemas, aunque en la mayoría de casos sean necesarios varios años para ver sus resultados.
Según los últimos datos disponibles, entre 2006 y 2010, el sobrepeso en la población adulta -definida como un índice de masa corporal (IMC) entre 25 y 30- aumentó del 23 al 25 %, mientras que la obesidad -un IMC superior a 30- pasó del 37 al 39 %.
Con el 64 % de la población por encima de su peso ideal y en torno a un 80 % de sedentarismo, el Ejecutivo puso en marcha el programa Elige Vivir Sano, liderado por la primera dama, Cecilia Morel, y que promueve hábitos y estilos de vida más saludables.
"Estamos focalizados en la alimentación saludable y en la actividad física y el deporte, y además en dos factores protectores que evitan el sedentarismo: vivir al aire libre y compartir con la familia", explica en una entrevista con Efe.
Este programa surgió con el espíritu de coordinar acciones de distintos ministerios y organismos y en mayo adquirió carácter institucional al promulgarse la Ley Elige Vivir Sano, que da garantías para su continuidad en sucesivos gobiernos.
Pero aunque los problemas que aborda son transversales, estos tienen mayor incidencia en los grupos de menores recursos.
Las mujeres de menores ingresos "tienen un 98 % de sedentarismo y mayores índices de obesidad", lo que aumenta la "brecha de pobreza y desigualdad", señala la esposa del presidente.
Según afirma, las enfermedades crónicas no transmisibles representan en Chile alrededor del 80 % de la carga del sistema de salud público.
Roberto del Águila, representante en Chile de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), considera que este programa es "una política adecuada", aunque sus resultados aún no son visibles.
"Si bien en los últimos años ha habido una intervención en la modificación de los patrones de comportamiento, estos cambios no tienen en este momento una medición, así que no sabemos exactamente si es que ha habido una reducción en lo que es obesidad", explica a Efe.
Y aunque hubiera estadísticas al respecto, "para tener una reducción, deberían pasar cinco años de un trabajo constante", apunta.
Sí se ha notado -señala el doctor Del Águila- una reducción en el consumo de tabaco entre jóvenes de 15 y 29 años, con un descenso desde el 58 % en 2009 al 49 % en 2012, según la última Encuesta Nacional de la Juventud.
Para reforzar esa tendencia a la baja, no solo en los jóvenes sino en toda la población -se calcula que en torno a un 40 % de los ciudadanos fuma-, en marzo entró en vigor una ley que prohíbe encender cigarrillos en espacios cerrados, incluidos los de bares, restaurantes y casinos.
Estos locales también han tenido que hacer frente a otra modificación normativa con implicaciones sanitarias y culturales: la denominada Ley de Tolerancia Cero, que aumenta los castigos y reduce la graduación alcohólica permitida para conducir vehículos motorizados.
La nueva ley, en aplicación desde marzo de 2012 y que reduce la cantidad máxima permitida de alcohol en la sangre de 0,5 a 0,3 gramos, ha obligado a muchas personas a moderar el consumo o a elegir otras alternativas de la carta del bar.
Al mismo tiempo han aumentado las actividades deportivas, como carreras y bicicletadas, organizadas tanto por instituciones públicas como privadas.
Según la encuesta del Instituto Nacional del Deporte (IND), el sedentarismo de los chilenos disminuyó en 3,7 puntos porcentuales, del 86,4 % en 2009 al 82,7 % en 2012, lo que equivale a sumar a 500.000 nuevos deportistas.
El IND se transformó hace dos semanas en el Ministerio del Deporte, dentro de una estrategia para dar más relevancia a esta materia.
"También se han aumentado las horas de educación física en los colegios, se instalan en los parques máquinas de ejercicios más que juegos infantiles y se ha impulsado la construcción de muchos kilómetros de ciclovías", apunta por su parte a Efe la ministra portavoz del Ejecutivo, Cecilia Pérez.
Todos estos esfuerzos se topan, sin embargo, con la afición de los chilenos por los "completos" (especie de perritos calientes), los asados y las bebidas gaseosas con las que acompañan muchas de sus comidas.
EFE

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top