Cuando el presidente de Siria, Bashar al Asad, declaró durante una entrevista en la televisión rusa que aceptaba entregar su arsenal de armas químicas, muchos recibieron con beneplácito el anuncio.
Se destacó el hecho de que el mandatario había dado un paso al aceptar, por primera vez desde el letal ataque del 21 de agosto, que su país posee armas químicas.

Y al mismo tiempo afirmó su intención de entregar este armamento bajo un plan propuesto por su cercano aliado Rusia.
Pero con la misma confianza con que anunció su intención, también presentó sus condiciones. Y estas, según los expertos, podrían ser muy difícil -si no imposible- de cumplir.
El plan de Rusia establece que Siria firme la Convención de Armas Químicas, que requiere que las partes declaren y destruyan el arsenal que poseen.
Durante mucho tiempo Siria ha rechazado este acuerdo. Pero ahora cambió su posición.
"Acordamos poner las armas químicas de Siria bajo la supervisión internacional en respuesta a la solicitud de Rusia y no debido a las amenazas de Estados Unidos", dijo Asad en la entrevista con el canal Rossiya-24 TV.
"En mi opinión, el acuerdo podrá tener efecto un mes después de su firma y Siria comenzará la entrega de datos sobre sus armas químicas a organizaciones internacionales".

Maalula es uno de los principales centros de peregrinaje cristiano en Siria se enfrentan en sus calles en una batalla por el control de la ciudad
Armas a rebeldes
Pero agregó que "éste es un proceso bilateral" y que Estados Unidos debe "abandonar su política de amenazas contra Siria".
"Cuando veamos que Estados Unidos realmente desea estabilidad en nuestra región y deje de amenazar, de empeñarse en atacar, y también deje de entregar armas a los terroristas, entonces creeremos que todos los procedimientos necesarios pueden ser finalizados", subrayó el mandatario.
Asad repetidamente ha calificado de "terroristas" a los grupos rebeldes que combaten contra sus fuerzas en el país.
La referencia que hizo Asad sobre la entrega de armas a estos grupos coincide con el anuncio, a principios de este mes, de que la CIA (Agencia Central de Inteligencia) comenzó a entregar armas a los rebeldes sirios.
Según la agencia de noticias Reuters, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó una ley en mayo que permitía al gobierno de Barack Obama abasteciera armas a la oposición siria.
Pero el presidente Obama sólo tomó la decisión de entregar las armas meses después, cuando estaba considerando llevar un ataque aéreo contra Siria.
Según el diario Washington Post en las últimas dos semanas Estados Unidos ha abastecido armas a los rebeldes sirios y, según el informe, Washingtron espera que la CIA controle la entrega para que las armas no terminen en manos de rebeldes asociados a al Qaeda.
La CIA no ha hecho comentarios al respecto.
Pero la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca indicó que la administración "no puede detallar cada tipo de apoyo que da a la oposición o discutir el calendario de entrega. Pero es importante notar que tanto la oposición política como la militar están y seguirán recibiendo nuestra asistencia".
"Las víctimas eran como muertos andantes"
Ataque con arma "común" dejó a decenas de niños con quemaduras causadas por un elemento que podía ser napalm en Siria. Imágenes fuertes
Israel
El presidente ruso, Vladimir Putin, de inmediato elogió a su aliado por lo que dijo era "un paso serio hacia la solución de la crisis siria".
Pero muchos expertos subrayan que este paso no será ni corto ni inmediato, y recuerdan lo que ocurrió con Saddam Hussein en los 1990 con las interminables negociaciones y retrasos para que los inspectores de armas de la ONU pudieran entrar al país y verificar su arsenal.
El mismo presidente Asad aseguró durante su entrevista que las cosas no serán tan fáciles: "Esto no significa que Siria firmará los documentos, cumplirá las obligaciones, y eso es todo", dijo.
Tal como le dijo a la BBC el profesor Andrew Wood, investigador del Programa para Rusia y Eurasia del Real Instituto de Asuntos Internacionales en Londres, aún si Bashar al Asad firmara la Convención y entregara los datos sobre sus armas químicas, como lo establece el plan ruso, "si realmente se está hablando de desarme químico, (el plan) no funcionará".
"Este requiere apertura de todas las partes, lo cual es improbable dado el historial. Requiere incluir a la oposición, debido a que una de las insistencias de Rusia es que ésta posee armas químicas".
Y agrega que "hay espacio ilimitado para retrasos y discusiones al respecto".
En su entrevista con la televisión rusa, Asad también mencionó el que podría ser otro enorme obstáculo en el plan para entregar sus armas químicas: indicó que los que no han ratificado la Convención de Armas Químicas deberán hacerlo.
Israel es firmante de la Convención pero nunca la ha ratificado.
"¿Exigirá Siria que Israel cumpla este requisito?", preguntó el periodista a Bashar al Asad.
"Si deseamos estabilidad en Medio Oriente todos los países en la región deberán adherirse a estos acuerdos e Israel es el primero que deberá hacerlo ya que posee armas nucleares, químicas, biológicas y otro tipo de armamento de destrucción masiva", declaró Asad.
Tal como señalan los expertos es extremadamente improbable que Israel lo haga.
El jueves, un portavoz de la cancillería israelí indicó que la Convención de Armas Químicas, que Israel firmó en 1993 pero nunca ratificó, "no era un acuerdo exitoso en la región".
"Desafortundamente, cuando Israel firmó la Convención otros países en la región... no siguieron el mismo ejemplo y han indicado que su posición no cambiará ni aún si Israel la ratificara", declaró Yigal Palmor.
"Algunos de estos Estados no reconocen el derecho de Israel a existir y descaradamente han pedido aniquilarlo".
"Estas amenazas no pueden ser ignoradas por Israel, a la luz de una posible ratificación de la Convención" agregó el portavoz.
Además de Siria e Israel, Egipto tampoco ha firmado ni ratificado la Convención.
Entonces, ¿realmente se dio un paso hacia la solución del conflicto en Siria?
"(El plan) fue una operación muy astuta de Rusia porque esencialmente le compró a Siria mucho tiempo para seguir con su guerra", explica a la BBC Timothee Germain, investigador del Centro de Estudios para la Seguridad Internacional y el Control de Armas.
"Ahora la atención ya no está centrada en la verdadera realidad del conflicto, en el terreno".
"A partir de aquí la diplomacia occidental se verá enfocada en las armas químicas y esto va a ser un proceso muy largo. Mientras tanto Asad esencialmente está libre para continuar (la guerra) con cualquier medio, menos armas químicas".
"Y esto probablemente es la mayor victoria que ha obtenido en este aspecto".
Análisis de vídeos de los ataques químicos en Siria


Un suburbio de Damasco fue bombardeado con armas químicas en miércoles Algunas imágenes perturbadoras.
BBC MUNDO

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top