Una serie de obras en cerámica y terracota que el pintor español Pablo Picasso creó en la Costa Azul francesa en la década de los 50 se pondrán a subasta a precios “accesibles” en la casa Bonhams de Londres el próximo 23 de octubre.

La selecta colección de obras, que incluye platos, cuencos, jarrones, ceniceros y cántaros en cerámica y terracota diseñados por el artista se ofrecerán al mejor postor como parte de una puja dedicada al arte impresionista y moderno.
La casa de subastas confía en alcanzar con cada una de las piezas en venta cifras estimadas que oscilan entre las 500 y las 700 libras (entre 586 y 820 euros; entre 770 y 1.080 dólares) hasta otras que rondarían entre las 4.000 y las 6.000 libras (entre 4.689 y 7.034 euros; entre 6.180 y 9.270 dólares).
Los diseños del pintor muestran las características y juguetonas imágenes tan propias de Picasso, con formas mitológicas, rostros primitivos, animales y corridas de toros y en las piezas se aprecia cómo los mangos o los picos de algunas de las jarras y cerámicas recuerdan a algunos atributos faciales o anatómicos.
Ruth Graham, encargada del departamento dedicado al arte impresionista y moderno de Bonhams, dijo este viernes que “las cerámicas de Picasso ofrecen una oportunidad emocionante y sorprendentemente accesible de poseer tu propia obra de arte hecha por el, quizás, maestro más importante del siglo XX”.
“La amplia gama de cerámicas que produjo están decoradas con esos motivos suyos instantáneamente reconocibles y es fantástico poder tener un Picasso en tus manos”, señaló esta experta en un comunicado divulgado por la casa de pujas.
Las obras a subasta forman parte de una época, a finales de los 40 y 50, en la que el pintor pasaba mucho tiempo en su casa del sur de Francia, cerca de la ciudad de Vallauris, y fue allí donde visitó por primera vez el taller de cerámica Madoura.
Impactado por el trabajo que allí se realizaba, quiso conocer a sus propietarios, Susanne y Georges Ramié, quienes le acogieron en su estudio y le dieron un acceso libre y absoluto a los materiales a cambio de que les permitiera vender sus ediciones de cerámicas.
Esta incursión del genio español en la cerámica puede entenderse, según indica la nota de Bonhams, como el continuo deseo de Picasso de experimentar con materiales y medios diferentes.
De hecho, durante la época que pasó en ese taller de la Riviera Francesa, el artista no solo se limitó a trabajar la cerámica de la manera tradicional con los utensilios convencionales, sino que empleó otros materiales y técnicas.
Casado en dos ocasiones, padre de cuatro hijos de tres mujeres diferentes y con una historia sentimental aderezada con numerosas aventuras e infidelidades, fue en el taller de Madoura, en 1953, cuando un Picasso de 72 años conoció a Jacqueline Roque, quien trabajaba en ese estudio.
El genio cortejó a la joven de 27 años hasta que se convirtieron en amantes y se casaron en Vallauris en 1961, permaneciendo juntos hasta el fallecimiento del pintor.
EFE

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top