Contrario a lo que se ha creído en el mundo occidental por cientos y tal vez miles de años, las mujeres no son más monógamas que los hombres, es más, el estar involucradas en una relación de años afecta en mayor proporción nuestra vida sexual.

No faltarán quienes dirán que a los hombres les pasa lo mismo, pero una investigación realizada en Alemania, en la Universidad de Hamburg-Eppendorf , por el profesor Dietrich Klusmann, reunió a 2,500 personas, monógamas y heterosexuales e investigó su comportamiento sexual durante largo tiempo,
La conclusión fue preocupante, más para los hombres casados que para las mujeres. Ocurre que el científico analizó el deseo sexual de sus voluntarios considerando las etapas de las relaciones de pareja en la que se encontraban.
Así, tanto damas como caballeros que estaban en una fase inicial de las relaciones registraron mayores niveles de deseo sexual y compromiso hacia sus compañeros. Mientras que los que llevaban más tiempo registraron menores índices de atractivo sexual hacia sus parejas.
Nada nuevo dirán algunos, pero ocurre que el problema afectaba más a las mujeres con el paso de los años, contrariamente a lo que se suele pensar. De acuerdo con el estudio de Dietrich, las señoras que tenían relaciones monógamas de entre uno y cuatro años, registraban una fuerte disminución del deseo sexual, lo que sin duda producía problemas en la pareja, porque los hombres, si bien ven mermado su deseo, la baja no es tan pronunciada como en el caso de las féminas.
El tema ha vuelto a estar en la polémica dados los avances en relación con la comercialización del viagra femenino. Y precisamente en el tópico relacionado con el estudio de Dietrich es donde está el inconveniente, dado que aún no se sabe si el medicamento para reavivar el deseo femenino, sea capaz de combatir el aburrimiento causado por la culpable de la gran causa de la mayor parte de las disfunciones sexuales de las mujeres: la monogamia.

1 التعليقات Blogger 1 Facebook

  1. A las personas que viven con nosotros -la pareja, el marido o esposa, etc.-, solamente hemos de darle total y absoluta libertad. Esa misma libertad que hemos de tener nosotros. Tal vez así, los problemas que causa la monogamia en las mujeres desaparecería. Solamente la aceptación sincera y libre de la monogamia –si es que eso puede ser-, no generaría problemas.

    ResponderEliminar

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top