La rata está inmovilizada en lo que parece una cama de hospital. La rata es blanca, enorme y tiene un cordón negro amarrado a la altura de la cola. De vez en cuando, la cola se mueve. 
¿Nada importante, verdad?

Así parecería, excepto porque la mente de la rata está bajo el control de la mente de un ser humano  y hay evidencia de que nuestras mentes y recuerdos bien podrían estar bajo control ajeno también. 
En abril pasado, investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard publicaron el video adjunto en youTube, en el que demuestran la creación de una interfaz que conecta el cerebro del humano con el del roedor. 

Básicamente, el humano se concentra en una idea en específico y, mediante algo llamado ultrasonido transcraniano enfocado  (FUS, en inglés), envía un impulso a la parte del cerebro de la rata que controla el movimiento de la cola. 
El experimento funcionó el 94% de las veces. El pensamiento se tardaba en promedio 1.5 segundos en viajar del humano a la rata. 
Además, la semana pasada Scientific American publicó que neurocientíficos en MIT han pasado de leer mentes a intervenir en ellas. Los investigadores han encontrado  memorias en los cerebros de ratones, las han manipulado y observado cómo los roedores cambian su comportamiento a base de pensamientos sintéticos. 
Y al parecer mucha de esta labor se produjo usando químicos, en vez de máquinas adheridas al cerebro u otras partes del cuerpo.
Bloomberg News

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top