Sin mostrar señales de agotamiento a pesar de haber completado el equivalente a casi dos carreras de Gran Premio, Susie Wolff realizó el viernes su última prueba en el calor de Silverstone.

E inmediatamente después de su prueba de debut completa en la Fórmula Uno, la piloto inglesa quiso disipar cualquier conjetura de que no se había ganado su puesto en la escudería Williams.
Como piloto en desarrollo, es tarea de Wolff convencer al equipo de que puede tener éxito en la pista, y considera que eso no tiene nada que ver con su género.
Completar 89 vueltas en el circuito del Gran Premio británico fue su primera gran oportunidad para lograrlo en el camino a convertirse en la primera mujer en la parrilla de la F1 en casi 40 años.
Lo que Wolff no hará es utilizar ese hecho histórico para tomar ventaja.
``Se me ha dicho que parezco muy renuente a jugar el `naipe de fémina''', dijo la escocesa de 30 años. ``Pero, a fin de cuentas, una escudería sólo va a poner al mejor piloto que pueda en su auto de competencia''.
``Si eso tiene de alguna manera más significado porque soy mujer, entonces por supuesto utilizaré eso en mi ventaja'', agregó. ``Pero no voy a jugar esa carta como medio para decir `denme el derecho ahora porque soy una chica'''.
No, Wolff quiere ser juzgada por su habilidad de manejo y velocidad.
Para estar en la parrilla de la Fórmula Uno necesitaría obtener una ``súper licencia'', la cual se reportó el año pasado que costaba 10.000 euros más 1.000 por cada punto subsecuente del campeonato.
``Es brutalmente costoso'', comentó Wolff.
Seguramente su esposo lo pagaría, señaló un periodista.
Ello planteó el asunto de Toto Wolff, ex director ejecutivo de Williams, quien recientemente renunció al cargo para convertirse en director de carreras del competidor Mercedes.
``Yo pago por mis propias cosas de las carreras'', respondió la piloto. ``Hay demasiados cuestionamientos y gente según la cual estoy donde estoy únicamente gracias a él.
``Sin duda: él me apoya mucho. Soy increíblemente afortunada de tenerlo como esposo, porque no hay muchos tipos que apoyarían que sus esposa ingrese a la Fórmula Uno... pero a fin de cuentas el equipo decidió sobre quién conduciría hoy. Él no tuvo nada que ver con ello y sólo quería venir como esposo, no en la posición que ocupa''.
AP

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top