Cuerpo y mente en armonía, confianza en tus capacidades y una justa dosis de entusiasmo para emprender tus metas. Según la Sofrología, estas son tres cualidades esenciales de la personalidad.

La sofrología es una disciplina desarrollada en la década de los años 60 por el psiquiatra español Alfonso Caysedo Losano. Tiene como propósito entrenar la mente para alcanzar la serenidad como un estado permanente.
Una de sus bases es el estudio de la conciencia. Acerca del tema, lo primero que plantean los sofrólogos es que este término no debe ser asociado a la moralidad, como a veces se piensa.
“Para nosotros, la conciencia es la fuerza que integra todas las estructuras mentales del ser humano. Es la capacidad de darnos cuenta del mundo externo que nos rodea y del mundo interior, formado por nuestras emociones. Depende de como nos percibamos a sí mismo ante esos dos mundos aparecen los estados de ánimo”, explica Ricardo Chalbaud Troconis, estudioso y conferenciante sobre el tema.
El término conciencia sofrónica, surge para explicar un estado de la conciencia que es aprendido. A través del entrenamiento mental, según los principios de la Sofrología, se aprende a ver vida de manera diferente a través de tres cualidades esenciales. Estas son:
•Seguridad y confianza en tus capacidades para salir de situaciones difíciles.
•Armonía mente-cuerpo. Se trata, por un lado, de aceptar tu físico tal cual es. Por otro, de poder dominar los pensamientos negativos.
•Capacidad de ilusión y entusiasmo para alcanzar una meta. Cuando la voluntad escasea, explica Chalbaud, es porque la ilusión tampoco abunda. “Esa falta de ilusión hace que la pereza sustituya la voluntad. Pero si tengo entusiasmo por un proyecto me sobra voluntad, no me quedo a mitad de camino”, sostiene.
Una de las herramientas de la Sofrología para fomentar la conciencia de estas cualidades es la visualización. Chalbaud recomienda el siguiente ejercicio:
De pie, respira muy profundo. Reten el aire. Sacude los hombros hacia las orejas, con fuerza, hasta la cuenta de siete. Relaja los brazos. Expulsa el aire y repite tres veces. Luego, respira normalmente. Siéntate con las palmas de las manos sobre los hombros y mantén los ojos cerrados o abiertos, como prefieras. Visualízate en una situación importante (por ejemplo, una reunión de negocios) actuando según las tres cualidades esenciales: seguridad, armonía cuerpo-mente y entusiasmo.
Según la Sofrología, este ejercicio activa en el cerebro la sensación de 'realidad vivida'. Es decir, promueve los pensamientos de éxito que te mantienen enfocado en la meta.

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top