El proyecto se realizará a través de un contrato con una compañía de compostaje para tratar cien mil toneladas anuales de residuos de este tipo, aproximadamente 10 % de todos los desechos de comida que produce la ciudad.
El Ayuntamiento de Nueva York va a lanzar próximamente un programa de reciclaje de residuos alimenticios procedentes de viviendas, con una capacidad inicial de cien mil toneladas anuales.
El proyecto del alcalde, Michael Bloomberg, se anunciará próximamente y busca reducir drásticamente la cantidad de desechos que se depositan en los vertederos, según informa hoy el diario The New York Times.El diario, que cita al vicealcalde, Caswell Holloway, detalla que el ayuntamiento anunciará dentro de poco un contrato con una compañía de compostaje para tratar cien mil toneladas anuales de residuos de este tipo, aproximadamente 10 % de todo los desechos de comida que produce la ciudad.
En una segunda fase, y anticipando que habrá una elevada participación de los ciudadanos, se prevé construir un planta para procesar estos desechos y transformarlos en biogas, que a su vez se emplearía en generar electricidad.
La oficina de prensa municipal aún no ha realizado comentarios sobre esta información, según Efe.
El proyecto neoyorquino sería inicialmente de participación voluntaria, aunque posteriormente podría ser obligatorio. Algunos proyectos piloto han mostrado un elevado nivel de interés y participación entre los habitantes de la ciudad.
El plan se centrará inicialmente en los residuos de las viviendas, ya que los restaurantes deben emplear compañías privadas de gestión de basura, aunque no se descarta obligarles legalmente a reciclar esos desechos.
El diario recuerda que varias ciudades de Estados Unidos tienen ya programas similares, como San Francisco o Seattle, aunque Nueva York ofrece más complicaciones debido a que muchos de sus habitantes viven en edificios muy altos y apartamentos pequeños, por lo que podrían no tener mucho interés en tener en su vivienda un cubo con desechos que comienzan a oler mal rápidamente.
Nueva York gastó en 2012 un total de trescientos treinta y seis millones de dólares en la gestión su basura residencial, la mayoría de la cual se envía a vertederos de otros estados, como Ohio, Pensilvania y Carolina del Sur, ante la falta de espacio en la ciudad.
Bloomberg recordó en febrero pasado, durante su discurso sobre el estado de la ciudad, que es más barato reciclar la basura o convertirla en energía que enterrarla en vertederos, por lo que el reciclaje "es bueno para el medio ambiente y para los contribuyentes".

 EL UNIVERSAL

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top