La ansiedad es un síntoma físico de que algo no está bien en nuestra mente. Todos los problemas de ansiedad responden a un problema psicológico, algunos son leves y podrás solucionarlos tú solo pero otros necesitarán que te ayude un terapeuta para ser superados.

La ansiedad suele manifestarse en forma de sensación de vacío. Eres consciente de que algo pasa, te falta algo, pero a menudo no sabes concretar el qué. Hay personas que llenan ese vacío comiendo. En cuanto empiezan los síntomas comen, de este modo están distrayendo al subconsciente quien se ve liberado del problema momentáneamente y te permite sentirte algo mejor. Además cuando nos dan ataques por comer solemos comer cosas con mucho azúcar, lo que también proporciona al cuerpo un alivio momentáneo.
El problema de comer cierto tipo de productos, y más de forma compulsiva, nos lleva a tener subidas y bajadas de azúcar, a aumentar de peso considerablemente y a volver a sentir hambre al cabo de muy poco tiempo ya que suelen ser alimentos que se digieren rápido o que no aportan energía al cuerpo. Es decir, cuanto más fácil sea para el organismo asimilar los alimentos que le hemos dado antes volveremos a sentir hambre.
En primer lugar si lo que quieres es superar la ansiedad por comer debes tratar de averiguar qué lo está causando. Conocernos a nosotros mismos y a nuestros problemas siempre es el primer paso para superarlos.
Mientras haces este ejercicio de autoconocimiento y buscas la solución para la causa real de tu ansiedad te vamos a dar unos cuantos consejos para que pongas en práctica cuando te atacan las ganas de comer.

Cómo controlar la ansiedad por comer

En primer lugar no te concentres en esa sensación. La ansiedad por comer se manifiesta por una sensación de vacío en el estómago. Si lo analizas correctamente verás que en realidad no es hambre, cuando tienes hambre de verdad tu cuerpo reacciona de manera distinta.
Analiza tus síntomas y toma conciencia de que en realidad lo que sufres es un cuadro de ansiedad, no tienes hambre.
Cambia de tarea, distraerte te ayudará a alejar la mente de la necesidad que tiene ahora mismo: comer lo que sea, rápido y si puede ser en grandes cantidades. Aprovecha para estirar las piernas, poner la lavadora que tienes pendiente, llamar a tu madre o a una amiga o cualquier cosa que te saque de esa círculo vicioso en el que estás metido.
Practica la relajación. Si estás en la oficina y no puedes ausentarte, ni llamar por teléfono a una amiga ni navegar por Internet para cambiar de pensamiento un rato, puedes optar por controlar la respiración.
Siéntate con la espalda recta y analiza cómo respiras. Lo más probable es que estés respirando por la boca y usando la parte superior de tus pulmones, y que llenes únicamente la zona de las clavículas. Tus hombros suben y bajan cuando respiras, me equivoco? Aspira por la nariz lentamente, siente el aire frío como entra en los pulmones. Bájalo hasta la zona del diafragma. Fíjate se hincha la barriga al respirar así.
Concéntrate en respirar de ese modo y en bajar el ritmo de respiraciones por minuto. Respira por la nariz y llena lentamente el estómago. Si te cuesta concentrarte puedes usar algún mantra como SAT NAM.
En yoga solemos usar mantras para concentrarnos y por que el significado de las palabras se impregna dentro de nosotros y de nuestro espíritu cuando las pronunciamos. Sé que es complicado de entender, incluso de creer, pero funciona. Aunque solo sea por las vibraciones que emite el cuerpo cuando pronuncias ciertas palabras, cantar o recitar mantras mientras meditas aporta un efecto totalmente beneficioso.
El mantra SAT NAM es uno de los más básicos significa verdadera identidad, de modo que cuando lo cantamos, lo recitamos lo pensamos estamos invocando a nuestro verdadero yo, a la divinidad que todos tenemos dentro. Insisto, puede que te parezca un poco esotérico pero no lo rechaces antes de probar.
Piensa Sat al inhalar y Nam al exhalar. De este modo concentras tu pensamiento únicamente en la respiración y en pronunciar esas palabras. Al cabo de unos minutos te sentirás mejor.
Si estás solo y puedes pronunciarlo en voz alta cada vez que exhales el aire repite saaaaaaaaaaaaaat, alargando hasta que expulsas el aire por completo, seguido por un seco NAM, entonces inspiras lentamente y al exhalar vuelves a cantar el SAT. Siente la A, cómo abre tu cuerpo. Si te concentras en hacer esto cinco minutos cuando termines estarás mucho más relajado y habrás alejado la ansiedad por comer.
Si no te sientes cómodo practicando con los mantras pero quieres tener tu mente concentrada únicamente en la respiración puedes contar para tratar de equilibrar el tiempo de inhalación con el de exhalación. A medida que vayas bajando el número de respiraciones por minuto te irás relajando. De modo que si en las primeras respiraciones contabas hasta cuatro, puedes tratar de llegar a 7.
Recuerda, respirar por la nariz y llenando la parte inferior de los pulmones, aquella con la que se te hincha el abdomen cuando se llena de aire.
Si a pesar de distraerte y de relajarte mediante la respiración no consigues alejar la ansiedad puedes comer algo que te entretenga un buen rato pero que no aporte calorías vacías, ni azúcares malos a tu organismo. Qué tal una zanahoria? Es dura, por lo que comerla te supondrá mucho más esfuerzo que comerte un bollo de crema. Mastica bien cada bocado hasta que la zanahoria sea totalmente líquida. Lleva la cantidad necesaria de azúcar para que tu cuerpo recupere los niveles correctos y no te engordará.
Hay muchas personas que cada vez que se ponen a dieta aumentan sus niveles de ansiedad. Puede ser debido a que su dieta no aporta los nutrientes suficientes, sobretodo cuando hagas una dieta que sea supervisada por un especialista.
Comer en exceso nos lleva a tener sobrepeso y el sobrepeso nos lleva a sentirnos mal con nosotros mismos, cosa que hace crecer nuestra ansiedad y las ganas de comer. Es un círculo vicioso. Verdad? Por ello, insistimos en que lo primero que hay que hacer es localizar la raíz del problema y tratar de solucionarlo. Solo eliminando el problema conseguiremos acabar con sus síntomas.
Si tu problema es el sobrepeso y cada vez que intentas adelgazar aumenta tu ansiedad, compra ahora este curso para adelgazar definitivamente y elimina la ansiedad por comer de una vez por todas.

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
AFICIONADO © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top